Archivo por meses: julio 2013

La clase media es la más afectada por Ganancias

IIGG_4ta_7-7-2013 (1)
Algunos trabajadores tributan tasas hasta 4 veces mayores que en 2001

Los trabajadores de ingresos medios fueron los grandes perjudicados por la insuficiente o nula actualización en los últimos años de los mínimos no imponibles, las deducciones y las escalas del impuesto a las ganancias, que, según la presidenta Cristina Kirchner, debería llamarse “impuesto a los altos ingresos”.

Según un estudio del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), algunos trabajadores, sin haber percibido una mejora en el poder adquisitivo de sus salarios, ahora están sujetos a tasas hasta cuatro veces mayores que en 2001.

Quienes perciben ingresos medios son también los que más sienten el impacto de Ganancias cuando reciben un aumento salarial. En algunos casos, hasta el 13 por ciento de ese incremento se ve neutralizado por la carga tributaria, lo que de hecho disminuye el salario de bolsillo.

Para calcular la evolución del peso de Ganancias en los salarios, los economistas Nadin Argañaraz y Andrés Mir, autores del estudio, tomaron el caso de trabajadores en relación de dependencia casados y con dos hijos, pero cuyo cónyuge no percibe remuneraciones. El período de estudio va de 2001 a 2013 y se consideraron seis niveles diferentes de ingresos, desde uno equivalente al valor de los mínimos y deducciones vigentes en 2001 ($ 21.600 anuales) hasta uno diez veces mayor.

Entre esos dos extremos se tomaron en cuenta ingresos equivalentes a una y media, dos, tres y cinco veces el valor de los mínimos y deducciones vigentes en 2001. Esos ingresos se ajustaron según el índice de precios al consumidor (hasta 2006 se usó el del Indec, entre 2007 y 2012 el de la provincia de San Luis y para 2013 se tomó una inflación de 24 por ciento).

Un trabajador casado y con dos hijos que en 2001 tenía ingresos netos anuales de $ 21.600 no debía pagar Ganancias. En 2013, ese mismo trabajador, considerando que sus ingresos se ajustaron sólo por la inflación (es decir, mantuvieron el mismo poder adquisitivo) ganará $ 166.000, pero esos ingresos estarán sujetos a una tasa efectiva del Impuesto a las Ganancias de 4,1 por ciento. En el siguiente nivel de ingresos que se tomó en cuenta en el estudio ($ 32.400 anuales en 2001 que equivalen a $ 250.000 en 2013), la tasa efectiva se cuadruplicó de 3,1% a 12,1%, siempre recordando que el poder adquisitivo del salario se mantuvo constante.

También para aquellos trabajadores que en 2001 ganaban el equivalente a dos o tres veces el valor de los mínimos y deducciones la tasa efectiva de Ganancias, mostró una fuerte suba entre 2001 y 2013.

En cambio, en el nivel de ingresos más alto que se tomó en cuenta en el estudio ($ 216.000 anuales en 2001 o $ 1.665.000 en 2013), la tasa efectiva del Impuesto a las Ganancias pasó de 28,4% a 31,6%, es decir, un aumento de “apenas” 3,2 puntos porcentuales. En este sentido, el estudio resalta que si bien en todos los niveles de ingresos ejemplificados se verificó una suba en la tasa efectiva, “la misma ha sido mucho más significativa en los niveles salariales más bajos que en los más elevados”.

Esto ha sido provocado no sólo por la insuficiente actualización del mínimo no imponible, sino también “por el hecho de que los topes de los tramos de escala se mantengan congelados desde 2001, situación que ha originado que aquellos trabajadores que ya estaban alcanzados por el impuesto deban tributar para ingresos reales similares tasas legales cada vez mayores”.

Cesar Contino, socio gerente de la consultora especializada en recursos humanos CONA, también criticó la inmovilidad de los topes de ingresos según los cuales un trabajador está alcanzado por una u otra alícuota de Ganancias: “Si el tope de la escala es 120.000 pesos anuales, estamos en un problema”, dijo. Es que, según la escala actual, los trabajadores con ingresos anuales netos mayores a $ 120.000 están alcanzados por la tasa más alta. “La solución es, sobre todo, actualizar la escala”, añadió Contino.

El creciente peso del Impuesto a las Ganancias en los ingresos de los trabajadores es, justamente, uno de los argumentos con los que el líder de la CGT opositora, Hugo Moyano, justifica el paro de camioneros que se realizará mañana.

Pero el estudio del Iaraf muestra algo más: los trabajadores de ingresos medios verán neutralizada buena parte de los incrementos salariales de este año por la mayor carga tributaria. En todos los niveles de ingresos, una parte de los reajustes salariales serán absorbidos por una mayor tasa efectiva de Ganancias, pero esto se ve sobre todo en los rangos medios, en los que entre el 10% y el 13% del incremento salarial se verá neutralizado por la mayor presión impositiva.

Los economistas del Iaraf advierten que, si bien los cálculos se han hecho tomando en cuenta empleados en relación de dependencia, “si se consideran trabajadores autónomos, las conclusiones que aquí se obtienen se verificarían para niveles de ingresos aún inferiores toda vez que los mínimos y deducciones vigentes para estos contribuyentes son inferiores”.

Por José Hidalgo Pallares. LA NACION, 8 de julio de 2013.
Testimonios: César Contino, Socio Gerente Cona Consultores SRL.